domingo, 8 de febrero de 2015

La conspiración de las Coño Series


Hay una suerte de miedo arraigado en lo más profundo del fandom, por el que parece mirarse con recelo la cada vez más visible presencia de mujeres dentro del cómic. Los tiempos de los superhéroes como campo de nabos en los que enviaban a la Mujer Invisible a fregar mientras Ms. Marvel meneaba las nalgas continúan perdiéndose en la lejanía, y actualmente hay tantas mujeres leyendo, escribiendo, dibujando y protagonizando cómics como llevaba sin haberlo desde hace mucho tiempo. 

Algo digno de celebrar, pero que a ojos de muchos aficionados de toda la vida, continúa contemplándose como una amenaza. El “Solo chicos” de Alfalfa y su pandilla, para el que la intrusión femenina se interpretarse como el fin de toda la diversión. Una horda de femizonas falocidas dispuestas a caer sobre nosotros con la intención de exterminar nuestro último reducto de masculinidad. 


Solo así se entiende que cada vez una superheroina cambia su uniforme por algo que no suponga ir con todo al aire, se otorgue más presencia a las mujeres o pretenda corregirse el más que evidente sexismo que arrastra al cómic, aparezcan voces de rechazo bajo la siempre socorrida bandera de la “esencia”, como justificación para multitud de referencias despectivas de dudoso gusto. 
 
Tampoco es cuestión de estigmatizar a los que se dejen llevar por tales prácticas ni organizar partidas de linchamiento digitales contra ellos, puesto que probablemente no sea más que consecuencia de miedo al cambio que suele imperar entre los lectores de superhéroes. Y cuando la gente tiene miedo, muchas veces recurre como mecanismo de defensa -ya sea de forma consciente o inconsciente- a las armas más sucias que tienen a mano. Aquí el problema es el arma en si misma. Un cacao en torno a las cuestiones de género todavía fuertemente arraigado, y del que debemos ser conscientes para combatir el sexismo del cómic debidamente.

Teniendo esto en mente, las “Coño Series” como esta 'A-Force' que acaba de presentar Marvel no tendría que verse como algo a temer o rechazar, sino el fruto de un cambio necesario que ya estaba tardando en llegar. Y el hecho de que exista un cómic con el que Marvel pretenda reivindicar a sus personajes femeninos, no debería ser más sorprendente que el hecho de que exista un Día de la Mujer Trabajadora, protección del menor, los X-Men o cualquier plataforma real o ficticia que sirva para fortalecer la visibilidad de un colectivo que todavía se encuentre en una situación de desventaja frente a otro.

Y el hecho es que, realmente, a las superheroinas de Marvel Comics todavía les queda un largo camino que recorrer para tener la misma presencia que sus congéneres masculinos (a pesar de que actualmente publica más series con protagonistas femeninas que en ningún momento de su historia). El mero detalle de que dentro de los Illuminati no solo no haya ninguna mujer en representación de las grandes mentes del universo Marvel, sino que es imposible reparar en ningún personaje que pudiera encajar en dicho rol, es prueba más que palpable de que la editorial necesita reforzar estos personajes. Independientemente de si sale bien la jugada y consigue echar raíces como ocurrió con 'Aves de Presa' en DC Comics o acaba en aguas de borrajas como las 'Intrépidas Defensoras'

La editorial tiene un largo historial a sus espaldas potenciando a la mujer dentro del cómic de superhéroes, como atestiguan la Jean Grey de Chris Claremont, la Mujer Invisible de John Byrne, la Jessica Jones de Brian Michael Bendis o -recientemente- la Bruja Escarlata. Pero aun así, continúa teniendo problemas para que sus superheroinas se mantengan de forma estable en el mercado, algo que gracias a todas estas “Coño Series” está consiguiéndose solventar poco a poco. Y si encima el resultado son series protagonizadas por superheroínas como 'Hulka' de Charles Soule, 'La Capitana Marvel' de Kelly Sue DeConnick, 'La Viuda Negra' de Nathan Edmondson, la 'Ms Marvel' de G. Willow Wilson, 'Thor' de Jason Aaron o 'La Imbatible Chica Ardilla' de Ryan North, ¿a que viene tanto recelo? No solo son colecciones fantásticas absolutamente disfrutables para cualquier tipo de lector independientemente del género, edad, raza, condición o planeta de origen al que pertenezcan, sino que además están contribuyendo a crear un universo Marvel más equitativo

Así que perdámosle el miedo a todas estas Coño Series, Coño Colecciones, Coño Heroínas o cualquier otro equivalente del Coño que se viene esgrimiendo despectivamente contra ellas, y comencemos a celebrar su llegada. Luego ya el tiempo se encargará de decidir cuales son las buenas y cuales se limitan a aprovecharse de esta Era del Coño, de la que afortundamente estamos disfrutando. Mientras tanto, keep calm, coño




5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Ole tus huevos, Gavs: no he leído un artículo peor orientado en la puta vida (aunque quiero ceer entender que la intención es incluso buena).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada Jorge, siempre hay espacio donde superarse

      Eliminar
  3. Coño, Gavilán, no me malinterpretes: este artículo -más directo, la verdad- debería de haber salido en ZN a los quince minutos del comentario que lo motivó, o haber sido un comentario / respuesta (que podría haber sido mío perfectamente, seguramente más "incisivo" y también con mayor debato posterior). No un canto al sol en un blog con una repercusión infintamente inferior a la de ZN. ¿O es que Benavente también os censura a vosotros? Ahora, en vez de proactivos, os mostráis totalmente reactivos, volviendo a censurar y pretendiendo dar pena, cuando el artículo sigue siendo machista desde el encabezado en el que habla de las CHICAS Marvel.

    ResponderEliminar
  4. Hola Jorge, la verdad es que con tu comentario inicial tampoco sabía bien como responder al ser tan escueto.

    Sobre lo expones, no te falta razón en que bien podía haber publicado algo similar por aquellos lares y habría sido bastante necesario por como desbarró el tema. Pero la verdad es que últimamente estoy un tanto desconectado entre la falta de tiempo y que ando con otras movidas, y cuando me tope con el jaleo ya estaba bastante avanzado y luego parecía que se había reconducido con la intervención del compañero Marcos. A toro pasado lo pienso y si que fue un poco necedad no haber intervenido en el lugar que es donde tocaba, pero tampoco me veía en situación de reavivar las llamas, por lo que simplemente me apropié del palabro para soltar esta parrafada sobre el miedo que parece haber entre el fandom "de siempre" a la cada vez mayor presencia de series protagonizadas, escritas o dibujadas por mujeres.

    Una de esas cosas que luego te planteas que hubieran estado mejor hechas de tal o cual forma, pero que se quedan como estaban al no poder darle atrás al reloj.

    Respecto al contenido del post de los compañeros, tampoco veo nada más allá de lo old school que pueda resultar el "Chicas Marvel" del title, que suena muy a tiempos de Stan Lee. Pero no deja de ser lo que comento de que de forma muchas veces subconsciente el sexismo sigue instalado entre nosotros, que en general todos tenemos un cacao bastante grande en cuanto a cuestiones de género, que lo principal es tener claro que el problema existe e intentar ir a mejor en vez de peor y que en general a todos nos queda mucho que aprender en ese aspecto.

    Y corto con la perorata que me está quedando un tocho un rato largo. Un saludo

    ResponderEliminar