viernes, 20 de febrero de 2015

Juego de ajedrez de sexo, psicoanálisis y muerte


Utilizando el escenario la centroeuropa del psicoanálisis como excusa, 'Un Método Peligroso' dispone un perverso tablero de juego con piezas tan sugerentes como Sigmund Freud, Carl Jung, Sabina Spielrein y Otto Gross. Entre lo más estimulante de la última etapa de David Cronenberg, la adaptación de la obra teatral de Christopher Hampton puede considerarse una prolongación de aquella máxima de Woody Allen, haciendo del cerebro nuestra segunda zona erógena favorita (si es que en realidad no es una extensión de la primera). 

Intelectualismo, parafilias, represión, sometimiento y pasiones desenfrenadas se dan la mano sobre el asiento de la extenuada burguesía de finales del XIX, con un cuarteto protagonista que transmite tanta tensión sexual que serían capaz de partir la pantalla en dos y salpicarte la cara. El sexo como juego de poder, donde el cortejo se esgrime mediante teorías sobre los más retorcidos engranajes de la mente humana, y no hay orgasmo final hasta ponerte por encima del otro.

2 comentarios:

  1. La grima que me dio Knightley cuando vi esto no tiene nombre...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me ocurrió justo lo contrario, siendo una de las razones por la que tengo a la británica entre mis filias

      Eliminar